La luz de Liza Kato

Los artistas son seres que aparecen repentinamente, sin que pueda saberse dónde, ni cuándo, ni por qué. El arte, por tanto, es producto del talento personal, de la habilidad singular, de la excelencia de un ser concreto y específico. No hay arte, hay artistas.”

Cita de Ernst Gombrich

Liza Kato, interpreta canciones a su estilo, refugiándose en su piano cuando lo hace; cómo escondiendo una timidez que cuando se pone delante del público, desaparece. Yo la veo semejanzas a un “trovador 3.0” por sus formas al cantar. En lo que ella define su patio de recreoEl Club 61– explaya su arte, lo canta, lo baila y lo transmite paseándose entre las mesas para regocijo de los que la ven y escuchan.

Permítanme un inciso, déjenme que les cuente una curiosidad sobre el Club 61; durante la guerra civil fue un sótano donde se escondían personas que no eran, por decirlo de alguna manera fina, afines a la forma de pensar de sus contrarios. Pues bien, ese sótano es el actual fino y muy clandestino Club 61. Unas fotos valen más que mil palabras de lo que podéis encontrar en este secretísimo Restaurante y coctelería de ambiente speak easy.

Sigamos con la artista…

Sabe de puesta en escena…

Foto Liza Kato gentileza de Club 61

Engalanada con modelos “top fashion”, que la empoderan más si cabe, combina los colores de sus prendas y usa los accesorios para resaltar algún rasgo de su vestimenta o de su personalidad. Esta joven mujer de los Países Bajos reparte luz en cada uno de sus ademanes cuando actúa. Es posible que en su humilde alma de trovador no sepa que el artista nace, y luego se desarrolla y que como está en pleno crecimiento, es lógico que tenga tormentos, los típicos de cada uno de los artistas.

Para quien suscribe estas líneas, avezado en observar y vivir impactos en diferentes lindes, la cosa está clara; es una artista multidisciplinar. Es de esos seres que rara vez uno tiene el lujo de conocer, observar y disfrutar.

Siga usted así, Liza Kato

Baile, cante, intérprete, dé felicidad y reparta luz.

(Foto cabecera gentileza de Cris Perez Rueda)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *