“Opinión”/ Risto Mejide – Carta abierta de un periodista a un publicista

Que no Sr. Mejide, que no…

¡Que no me gustó nada su programa!

Verá usted; cuando uno “compra” para si mismo una “marca de malo de la película”, los cambios son nefastos. Y como publicista, lo debería saber…                                     Después de tantos años de ser el “cabronazo”, y vaya este comentario sin acritud, entrar en el juego de presentar un programa, ALL YOU NEED IS LOVE… O NO, no le pega.

No lo salvó ni soltando el comentario machista de “calienta pollas” a una invitada, se le fue la pelota, reconózcalo. ¿Quién se cree que es usted para soltar semejante improperio?

Donde si vi su estado actual es cuando sacaron a la pareja para que se declarasen amor eterno… Mire, estoy completamente seguro que si usted viviese en otra etapa de su vida, la escena del policía con la rodilla hincada en tierra con anillo de compromiso; le parecería ridícula para sacar por televisión. Pero claro, ahora está usted viviendo ese estado lacrimógeno de amor con una veinteañera con la cual, creo que se desposa en breve. Ese estado en el que un madurito, cree tener el control de la situación, cuando en realidad carece de él.

A esta altura de la redacción, espero que usted tenga la deportividad de tomar a bien mi parecer; tan bien como el montón de personas que, por cojones, tragaron las vehementes críticas que usted “escupió” en su día en los diferentes formatos de televisión en los que colaboró. (esos programas en los que usted creó su “marca” de crítico malvado y lenguaraz)

Sinceramente, y volviendo a la escena del policía; no me negará usted que un “NO” por parte de ella, confesando que se lo montaba con un entrenador personal, hubiese sido un puntazo y una subida de audiencia bárbara. Mucho más real, ¿no le parece?

Vaya usted tomando nota, lo es… Porque todo lo que sube baja, y eso le puede pasar a cualquiera…

Usted ahora no lo ve, vive en un “Nirvana” de sensaciones románticas, pero como bien dije, todo lo que sube baja. No voy a comentar otros aspectos de su nuevo programa, porque me parecieron vulgares. Tan vulgar como que usted quiera vendernos esa edulcorada nueva imagen suya, con coletillas del malvado que fue en su día.

Recuerde lo que escribió Eurípides:

Cuando hay un exceso de amor, el hombre pierde su honor y su valía

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *